¿Qué necesitas para planificar las metas laborales de fin de año?
14diciembre

Sin categoría
¿Qué necesitas para planificar las metas laborales de fin de año?

time-273857_1920_0

Es fundamental que los objetivos que nos fijemos nos lleven al reto y por tanto a dar lo mejor de nosotros.

Se acerca el fin de año y es el momento de hacer cálculos, revisar nuestros logros y volver a pensar las metas que nos plantearemos para el próximo periodo. Pero ¿cómo hacerlo? Para lograr diseñar las mejores metas antes que termine el año, Isaías Sharon, director ejecutivo de Smart Coach, compartió con América Economía las siguientes recomendaciones.

1. Metas desafiantes: es fundamental que los objetivos que nos fijemos nos lleven al reto y por tanto a dar lo mejor de nosotros. De esta forma impulsamos nuestra motivación, ayudando a potenciarnos y seguir avanzando. Sin embargo, hay que conocer siempre hasta dónde llegan nuestras capacidades para no caer en la frustración.

2. Procura que sean realistas: esta dimensión debe ir siempre de la mano del punto anterior. Pues mientras lo desafiante nos motiva, lo realista nos muestra que es posible conseguirlo. Uno es muy duro consigo mismo en el resultado del mes a mes, poniéndose ciertos plazos que a veces son más presión que una ayuda al logro. Hay que tener en cuenta por cierto que proyectos más ambiciosos requerirán de mayor tiempo de maduración.

3. Prioriza: la moda de los “multi-tareas” como algo positivo y moderno es una manera de complicar nuestro logro de metas. Prioriza entre lo urgente y lo importante para abordar una meta a la vez, como dice el dicho: “mejor pájaro en mano, que cien volando”. En conclusión, abocarnos a aquellas que realmente van a hacernos la diferencia y cuáles otras puedes derivar.

4. Define metas que hablen de ti: Nadie nos enseña a fijar metas. Y está la presión cultural de tener que cumplir con ciertas metas estándares.  muchas personas establecen objetivos utilizando criterios aceptables socialmente o muy deseables por los demás, pero olvidan pensar si esas metas realmente son coherentes con sus valores y creencias personales. Una meta que te motiva y potencia es una que habla de quien eres.

5. Asegúrate de medir tu avance: una diferencia entre una meta y un deseo, es que la primera es medible, por lo tanto es posible saber si vamos en buen camino, ya llegamos o nos hemos perdido en el trayecto. Mide tus logros para encontrar más motivación e impulsar los próximos pasos. En el balance final, antes de castigarme un buen ejercicio es analizar cuáles fueron los factores que me impidieron la otra mitad y cuáles los que me permitieron lo primero.

6. Sé específico en lo que quieres: Es usual que las personas definimos algunos objetivos de manera ambigua y con conceptos generales, como son la felicidad, el éxito, etc. Si quieres tener buenas metas entonces es importante que seas puntual y muy preciso con tu lenguaje, eso te ayudará a afinar el norte y llegar a destino. Por supuesto debemos hacerle seguimiento a las metas.

7. Define siempre en positivo: Las metas que plantean lo que no se quiere o se desea evitar generan menos motivación que aquellas vinculadas al logro en positivo. Revisa tus objetivos y formulados hacia lo que quieres y no lo que deseas evitar y observa cómo cambian los resultados.

8. Actúa ahora: es importante que una vez hayas realizado los puntos anteriores tomes acciones concretas, en días y horarios establecidos. Entre antes inicies mejor serán tus resultados, así que ponte manos a la obra ya mismo. Hay que pensar desde ya que queremos para el próximo año.

Fuente: mba.americaeconomia.com

logo-plateado_03